por
el
Categoría
Link

Wop! en el Lollapalooza 2015 – Por Pablo Mundell

Lollapalooza BsAs, segunda vez que geográficamente se realiza de forma consecutiva y tardía también, por éstas coordenadas del mundo. Una doble jornada (21 y 22 de Marzo) completa de música, gastronomía, espacio para chicos, y una muy buena organización de un festival global que fundó en la década de los noventa Perry Farrell, líder de Jane´s Addiction.

El comentar solamente 3 de las 50 bandas que se hicieron presentes, no significa que el resto pasó desapercibido, o no estuvieron en un buen nivel. Por supuesto que la electrónica, el funk, el hip hop, el alternativo y el latino tuvieron su espacio también, bandas como Cypress Hill, Kasabian, Foster The People, St Vicent, Molotov, Dj Snake, Interpol, Skrillex, Calvin Harris por mencionar algunos de la extensa grilla.

Día 1, Robert Plant, historia viva frente a mis ojos, mientras él hacía lo suyo, era inevitable transportarse en el tiempo y revivir todos aquellos libros, revistas y tapas de LP’s de los Zeppelin que miramos una y otra vez hasta al hartazgo una vez que conocemos la banda. A la misma vez pasan como una película por tu cabeza todas esas fotos instantáneas de grandes figuras estandartes de la sociedad y la cultura que posaron junto a él y que lamentablemente ya no están con nosotros, Hendrix, Morrison, Joplin, Bonham, Moon por nombrar algunos.

Su actuación no sorprendió, no brillo como tal vez uno esperaba o aspiraba a que lo fuera. Su reciente lanzamiento discográfico fue el plato fuerte, mezclando grandes clásicos e íconos de su banda que lo llevó al reconocimiento público como inspiración fundamental para muchas bandas hard de la actualidad.

 Lo primero que uno piensa, seguramente para la mayoría, nombrar a Robert Plant es sinónimo de altos registros de voz y de potencia desnucadoras. Lamentablemente decirles que tuve que hacer un gran esfuerzo para ver esa imagen, su voz, víctima de los que nos pasa a todos los mortales, el tiempo nos juega con el triste y desagradable rol del deterioro.

A su vez, se suma que en los temas de Zeppelin se las ingeniaron para ser tocados con la falta de un acorde o nota en todos sus riffs emblemáticos por motivos de derechos con su compañero de andanzas, el Sr. Page.

Esto igualmente no opacó su presentación, dejando a un Plant al desnudo de grandes sentimientos y amor por la música.

Jack White, que agregar que nadie lo haya hecho ya. Increíble, interminable, exuberante, mágico, enérgico… suda por sus poros energía contagiando a todos los presentes.

De principio a fin, les digo que si sumo en tiempo, los momentos de silencio entre tema y tema, no llego a dos minutos, y tal vez exagero, pero por mucho.

Una banda increíble, ordenada y sonando como una orquesta magnífica y afinada. Solo bastaba la mirada de Jack para que la banda fuera para el lado que él quería que fuera. Jack, embestido como capitán del barco, no dejó a un solo miembro de la tripulación sin ser destacada, la potencia en la batería, la mágica slide guitar, el demoledor bajo, el exquisito piano y por supuesto la delicadeza y ternura de la violinista.

El momento épico e inesperado, el sello mas que de oro, de diamantes: The Lemon Song sonando junto a uno de los propios arquitectos del mismo, Robert Plant y Jack White compartiendo el mismo escenario, llenando nuestros corazones, y siendo participes de algo que la historia de forma justa lo estampará para la posteridad.

En el día 2, ya advertido por la grilla de bandas y sus horarios a las que se presentarían en ésa jornada, la verdad es que no fui con grandes expectativas y mi retorno fue igualmente a lo esperado.

Smashing Pumpkins, tuve la suerte de verlos en su etapa final por allá en los ya lejanos 90’s junto a su formación original. Los Pumpkins ya no son los Pumpkins, pero sonaron como ellos. Permítanme explicarles, la banda sonó totalmente completa, organizada y con una potencia que nos transportó perfectamente a aquellos años, los temas desfilaban de una forma que me animo a decirles hasta torturadora para todos los nostálgicos y que se reusan a superarlo, haciendo caer a más de uno una lágrima. La realidad es que a ésta formación lo salvó los invitados, por un lado el bajista de la banda Killers, Mark Stoermer dando un toque fresco y actual, y por el otro, la fuerza y experiencia de un grande detrás de la batería como lo es Brad Wilk… (Rage Against the Machine y Audioslave). Un show totalmente disfrutable e increíble, acompañados de buen sonido y clases de Rock’n’Roll.

A fin de resumen y conclusión, el festival en lugar de llamarse Lollapalooza, tendría que haber sido: Jack White + bandas invitadas.

Aguardamos ahora por la edición 2016 con ansiedad y esperanzas de que continue.

23_Mar_2015_13_26_02_b 75 0012371006 jack-white-en-vivo-760x420 lollapalooza-2015-2018957w618 Robert Plant.Jack White.Lollapalooza Argentina.0321-15.vidsill screen-shot-2015-03-22-at-10-09-08-am smashing-pumpkins_21337 SmashingPumpkins

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.